hot-dog-1668141_1920

Alimentación vegetariana ¿a favor o en contra?

Mi experiencia con la alimentación vegetariana

A través de las redes sociales nos llegan mensajes de personas no vegetarianas que critican (de forma muy despectiva) los quesos veganos Three Veggie, así como a las personas veganas o a las que siguen una alimentación vegetariana. Yo no entro nunca en esos debates, sobre todo porque no se habla desde el respeto ni desde el conocimiento. Todo lo contrario, es el insulto y la crítica sin sentido.

Muchas personas no entienden a los vegetarianos. Les molesta que haya personas que no consuman alimentos de origen animal y tienen la necesidad de burlarse y ridiculizarlos.

Yo no nací vegetariana. Comía todo tipo de alimentos hasta los 37 años. Y me gustaría explicar por qué tras tantos años comiendo animales, decidí dejar de hacerlo. Estos fueron mis motivos. Otras personas tendrán otras motivaciones válidas igualmente.

El cambio de dieta

Antes de que naciera Three Veggie, a las 3 hermanas nos entusiasmaba todo lo relacionado con la alimentación y el cuidado de la salud. De hecho, Paula estudió la carrera de Nutrición y yo (Begoña), estudié Agrónomos, especializándome en Industrias Agroalimentarias. Nos gustaba leer y formarnos continuamente y compartir nuestras experiencias. Pero en ese momento, para nosotras era un hobbie que nos aportaba multitud de beneficios.

Y leyendo, estudiando y compartiendo, llegó un momento que la alimentación vegetariana se cruzó en nuestras vidas.

En mi caso, soy una persona a la que le gusta experimentar las cosas. Para saber si algo me funciona he de practicarlo. Y en este sentido, tengo bastante paciencia, no necesito que los beneficios sean inmediatos. Así que me dije:

 «Voy a probar este tipo de alimentación durante un tiempo, a ver si noto algún cambio»

Y sí que noté bastantes cambios…

Los beneficios que experimenté

Aprendizaje

Evidentemente, cuando introduces algo nuevo en tu vida no tienes más remedio que salir de tu zona de confort y aprender.  Y eso es lo que a mí me ocurrió. Tuve que aprender sobre nutrición, para evitar posibles carencias. Y tuve que aprender sobre cocina, para que mi dieta no me resultara aburrida. La dieta vegetariana, a pesar de lo que opinan muchas personas, por desconocimiento, es muy variada y divertida. Así que leí libros, fui a cursos y compartí recetas con mis hermanas. En ese momento me ayudaron mucho Luis García Vegan food, Elka Mocker y Chloé Sucree, entre otros. Con los años esta listado ha aumentado muchísimo.

Autoobservación

Otro de los beneficios que experimenté vino de la necesidad de observarme a diario, de analizar cómo se encontraba mi cuerpo. Quería valorar si esta dieta mejoraba mi salud y para eso tenía que estar atenta. Esto me obligaba a estar más presente. Y la presencia te aporta mucha paz y calma mental.

Beneficios físicos

Y de aquí pasamos a los beneficios más tangibles. Estos son de los que yo fui consciente, pero seguro que hay muchos más que se me pasaron por alto.

  • Desapareció mi acné: sufría de acné hormonal, y tras varios meses de dieta vegetariana (unos 7-8 meses), desapareció y nunca volvió.
  • Disminuyó el colesterol: Nunca he tenido problemas de colesterol, pero es cierto que tras cambiar la dieta los valores bajaron.
  • Disminuyó el porcentaje de grasa corporal
  • Bajé de peso: esto no fue repentino, como cuando haces una dieta milagrosa y pierdes 2 kg por semana. La disminución ha sido paulatina, a lo largo de los años.
  • Desaparecieron las lesiones deportivas, y eso que las sufría a menudo. Siempre tenía molestias musculares en alguna parte del cuerpo.
  • Aumentó mi energía: éste fue el primer beneficio que noté. Con el cambio de alimentación, pasé de terminar mis días arrastrándome a llegar a la noche sin ningún síntoma de cansancio.
  • Y, a la vez que aumentó mi energía me volví menos reactiva. Soy (o era) una persona que saltaba con relativa facilidad. Tenía cierto punto agresivo (no físico), que utilizaba “para defenderme”. Podría decir que este tipo de alimentación me relajó.

Y estos serían los beneficios que yo experimenté al cambiar mi alimentación. He de resaltar que la dieta que yo realizaba era saludable, ya que mis motivaciones cuando comencé a practicarla eran mi bienestar y mi salud. Pero cuando me alimentaba de forma omnívora, mi dieta también era saludable, por eso pude compararlas y extraer conclusiones válidas.

Conclusiones

Con este post me gustaría que os animarais a experimentar las cosas por vosotros mismos. Liberaos de los prejuicios. Valorar una alimentación (o cualquier cosa) desde el desconocimiento no te aporta nada. Soy consciente (porque yo también lo he hecho en más de una ocasión) que cuando alguien se salta la norma o hace algo diferente nos encanta juzgarlo. Pero la mejor manera de crecer como personas y de aceptar a todos sin juicios, es experimentando. Porque la experiencia nos hace más sabios y más empáticos.

Y quizás lo pruebes y no te convenza. Y pienses que esa dieta no es para ti. O puede que te pase como a mí y te encante la experiencia y te conviertas en vegetariano.

Pero sea como sea, estoy segura que a partir de entonces respetaras a todos los vegetarianos/veganos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *