THREEVEGGIE_foto#09

Comprar queso vegano, ¿puede cambiar el mundo?

Al ser humano le encanta quejarse. Disfrutamos contando nuestras penas al vecino, lamentándonos del mundo en el que vivimos. Pero cuando alguien nos propone pasar a la acción, entonces nuestra respuesta es:

¿Y de qué va a servir?. Es imposible cambiar la situación

Pero eso no es cierto.  De hecho, el mundo está en constante cambio gracias a la suma de las pequeñas de acciones de muchas personas. No somos conscientes porque no nos paramos a observar, a comparar el pasado con el presente.

Unos cuantos datos

Uno de los hechos que ha evolucionado muchísimo en las últimas décadas, es el número de personas “veggies” (flexitarianos, vegetariano y veganos) en el mundo:

En España, según el informe «The Green Revolution» de 2019, elaborado por la consultora Lantern sobre una muestra de 2000 españoles y complementado con una investigación realizada por 1.000 expertos, el número de personas “veggies” ha crecido hasta el 9,9% de la población española, es decir, casi cuatro millones de veggies.

La mayoría de los ciudadanos que se definen como veggies se encuentran en la franja de edad de entre 18 y 24 años. Además, una de cada ocho mujeres en España es vegetariana, mientras en 2017 solo lo era una de cada diez. En 2017 un 1,3% de la población se definía como completamente vegetariana. A día de hoy se llega al 1,5%. Crece algo más el número de veganos que pasa del 0,2% al 0,5%. El 7,9% restante se declaran principalmente vegetarianos o flexitarianos, es decir, que solo comen carne o pescado de forma esporádica.

¿Cómo se produce el cambio?

Y el hecho de que casi 4 millones de personas modifiquen sus hábitos alimentarios, ¿creéis que no va a producir cambios en la industria alimentaria? ¿Y que esos cambios no irán afectando a otros sectores de la sociedad?

Y por qué el hecho de ser vegetarianos, ¿podría transformar el mundo?

Pues porque desde el momento que tomamos esa decisión, comenzamos a invertir nuestra dinero en otros productos, en otras empresas.

El dinero no deja de ser energía, y una energía a la que le hemos otorgado muchísimo poder. Esta energía podemos utilizarla para conseguir el mundo que deseamos.

  • ¿Dónde compras?
  • ¿Qué productos compras?
  • ¿Qué empresas hay detrás de esos productos? ¿Qué valores tienen? ¿Se preocupan por tu salud o por la del planeta, o su única prioridad es obtener el máximo beneficio económico?

Plantéate estas preguntas a diario y sabrás cuál está siendo tu aportación al mundo. Ya sé que es mucho más fácil y cómodo ponerse excusas y decir que no puedes hacer nada. Pero deja de engañarte. Sí que puedes contribuir. Porque todos los días tomas miles de decisiones y esas decisiones son las que hacen que el mundo sea el que es.

Pasando a la acción…

Comprar queso vegano ¿puede cambiar el mundo?

Claro que puede. Porque al comprar queso vegano estás apoyando a empresas con alma, ya que es un mercado en crecimiento. Ahora mismo diría que el 90% de las empresas que hay detrás de estos productos son empresas con principios, con valores. Sólo tienes que investigar un poco para conocerlas mejor.

Hace pocas semanas el Parlamento Europeo prohibió el uso de la palabra queso para hacer referencia a las alternativas vegetales. Se justificaron diciendo que la medida que habían tomado era para no confundir al consumidor.

Creo que el consumidor no es “idiota” y sabe distinguir perfectamente un queso animal de su alternativa vegetal. Pero me imagino que la industria láctea empieza a sentirse amenazada. Y ahora que todavía somos pequeñas empresas, es el mejor momento para echarnos el freno.

Y ante este tipo de acciones tenemos 2 opciones:

  • cabrearnos, patalear y quejarnos
  • o decidir no invertir ni un euro en la industria láctea, ni siquiera comprando sus versiones de bebidas vegetales o quesos vegetales (cuando los saquen, porque los sacarán). No les demos más poder.

Cada decisión que tomemos, cada acción diaria que llevemos a cabo va a definir nuestro mundo futuro.

¿En qué tipo de mundo quieres vivir?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *