fbpx

GAZPACHO DE SANDÍA CON TOPPING DE QUESO VEGANO

RECETA VERANIEGA CON RAW 3VEGGIE

El calor aprieta y consecuencia de ello es la disminución del apetito y las pocas ganas de meterte en la cocina a preparar algo calentito.
Por otro lado, durante el verano nos gusta dedicar nuestro tiempo a realizar actividades al aire libre, a socializar, a leer,…; pero, por lo menos en mi caso, no es un momento en el que me apetezca preparar recetas elaboradas.

Es por ello que durante estos meses busco recetas fáciles, frescas, rápidas de elaborar, pero sin descuidar el valor nutritivo de los alimentos que ingerimos. No vale consumir cualquier cosa que nos quite el hambre. Si lo tenemos en cuenta, nuestro cuerpo siempre nos lo agradecerá.

¿Cuál es la mejor receta para consumir en verano?

Cuando elaboro los menús semanales de verano abundan las ensaladas (aunque esto abunda todo el año porque me encantan) y las cremas frías de verduras. En este enlace veréis la cantidad de opciones que nos ofrece Lala Kitchen, están todas buenísimas.

El consumo de cremas frías de verduras tiene múltiples beneficios para nuestro organismo:

  •  Son una forma excelente de comer gran cantidad de verduras, hortalizas y/o frutas, lo que lo convierte en un plato ideal para todas esas personas a las que les cuesta un poquito más introducir este tipo de alimentos en su dieta diaria.
  • Son platos muy nutritivos, bajos en calorías y con un gran poder saciante, por la cantidad de fibra que contienen.
  • Nos mantienen hidratados
  • Nos refrescan
  • Al ser platos que no requieren de cocción, las propiedades nutricionales de los ingredientes con los que se elaboran se mantienen intactas. Por ellos son una muy buena fuente de vitaminas y antioxidantes
  • Gracias a su textura resulta muy sencillo de consumir y es ideal para ofrecer a niños pequeños o a cualquier persona que tenga dificultades para masticar.

¿Qué necesitamos para su elaboración?

Para su elaboración sólo necesitas los ingredientes y una buena batidora, para dejar la crema lo más fina posible, ya que si la textura que consigues no es la correcta puede resultar un plato desagradable de consumir.

 

La receta

Hay muchísima variedad de cremas frías y un reto que podéis plantearos es preparar una diferente cada día de la semana. Pero el post de hoy va dedicado a la crema fría española por excelencia, aunque en este caso va tuneada: el gazpacho.

Me encanta el gazpacho, pero es verdad que su sabor me resulta algo intenso y cuando ya he probado varias cucharadas me suele saturar. Es por eso que desde hace unos años lo consumo mezclado con alguna fruta, para suavizarlo. En verano la fruta que siempre elijo es la sandía, ya que rebaja la potencia de su sabor pero sin enmascararlo: sigue siendo gazpacho.

El gazpacho es perfecto para convertirlo en el protagonista de las cenas de verano. En mi caso, como suelo comer platos únicos, prefiero añadirle algún extra para que sea un plato más completo. Porque además, si lo consumes varias veces por semana evitarás aburrirte de él si vas cambiando los toppings.
En este caso he optado por añadirle unos dados de queso vegano 3Veggie. Como ya hemos comentado en otros post, los quesos veganos 3Veggie son alimentos con muchísimas propiedades para tu organismo, así que siempre que los añadas a tus recetas conseguirás platos más nutritivos y beneficiosos para tu salud. En este caso le he añadido el Raw Original, que es el de sabor más suave. Pero si quieres añadir un toque picante a tu gazpacho podrías elegir el queso vegano de Pimientas. O si prefieres sabores más fuertes, podrías decantarte por el Raw de Espirulina. Eso ya lo dejo a tu elección.

¡Pues vamos allá con la receta!

Ingredientes para 4 raciones:

  • 300 g de tomates rojos y maduros
  • 35 g de pepino
  • 45 g de pimiento rojo
  • 300 g de sandía
  • 1 diente de ajo
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada de vinagre
  • 2 cucharadas de AOVE
  • 125 gr de Raw Original

Unas horas antes de realizar la receta mantén los ingredientes en la nevera para que el gazpacho te salga bien fresquito.

Preparación:

  1. Coloca todos los ingredientes en el procesador de alimentos, excepto el AOVE y el queso vegano y tritura durante al menos 1 minuto. Pasado ese tiempo comprueba la textura y, si fuera necesario, tritura un poco más.
  2. Añade el AOVE tritura a máxima velocidad un par de segundos.
  3. Sirve en cuencos y añade varios dados de queso vegano 3Veggie


Y ahora solo queda disfrutarlo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *